//
you're reading...
Catolicismo

Meditación sobre la Vida Cotidiana

Si tu vida cotidiana te parece pobre, no te quejes de ella; quéjate de ti mismo que no has sido lo Suficientemente fuerte para hacer que sus riquezas acudan a tu llamado”.      

(Karl Rahner)

Meditación sobre la Vida Cotidiana

Lo primero es que tal teología no puede pretender que ella pueda hacer de lo cotidiano un feriado. Esta teología dice ante todo: “deja tranquila a la vida cotidiana ser cotidiana”. Ni por los elevados pensamientos de la fe ni por la sabiduría de la eternidad se puede 0 se debe convertir a la vida cotidiana en un feriado. Lo cotidiano debe ser mantenido como tal, sin dulcificaciones ni idealizaciones. Solo así será para los cristianos lo que debe ser: el espacio de la fe, la escuela de la sobriedad, la ejercitación de la paciencia, el santo desenmascaramiento de las palabras grandilocuentes y de los falsos ideales, la silenciosa oportunidad de amar de verdad y de ser fiel, la verificacion del realismo que es la semilla de la mas plena sabiduría.

Lo segundo es, empero, que la simple cotidianidad, asumida honestamente, esconde en si el
miagro eterno y el callado misterio que llamamos Dios y su gracia sigilosa, precisamente cuando y en la medida en que lo cotidiano permanece como tal.

Pues también las pequeñas cosas cotidianas son o deberían ser verdaderamente como una porción interna de lo esencial, inserta en una vida realmente humana, es decir, en una vida que por la fe, la esperanza y el amor dirigidos a Dios con la completa y mas radical libertad, tiene el peso del Dios eterno al que ella se aferra.

A el lo tenemos, en ultimo termino, no por nuestros ideales, ni por nuestras elevadas palabras, ni por la contemplación de nosotros mismos, sino por la acción que nos arranca de nuestro egoísmo, por la preocupación por los demás que nos hace olvidarnos de nosotros mismos, por la paciencia que nos hace mansos y sabios.

Quien como ser humano acoge el tiempo, que es tan breve, en el corazón de 1a eternidad que
lleva dentro de si, capta de golpe que también las pequeñas cosas tienen profundidades inefables, que son heraldos de la eternidad, que son siempre mas que ellas mismas, como gotas de agua en que se refleja la totalidad del cielo, como signos que indican mas allá de si, como mensajeros que se anticipan y que, como arrebatados por el mensaje que portan, preanuncian la infinitud adveniente.

Y por todo ello vale lo tercero: hay que estar siempre como si fuera domingo, bien dispuestos para las pequeñeces y las humildes cosas deslucidas de la vida cotidiana. Ellas nos irritan solo si las enfrentamos irritados; nos tornan obtusos solo sino las comprendemos; se nos hacen rutinarias y banales solo si no las entendemos bien y las tratamos de manera equivocada. Nos vuelven sobrios, tal vez nos cansan y nos decepcionan, nos hacen modestos y serenos. Pero ello es precisamente lo que debemos llegar a ser, lo que tenemos que aprender aunque este aprendizaje nos resulte difícil;  es lo único que nos puede dispone para encaminarnos hacia la autentica fiesta de la vida eterna que la gracia de Dios, y no nuestra propia fuerza, nos prepara. Las cosas cotidianas, en todo caso, no tienen que volvernos amargados ni malignamente escépticos. Porque lo pequeño es la promesa de lo grande, y en el tiempo se va gestando la eternidad. Pero esto vale para los días de semana tanto como para el domingo.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 132.293 hits

Monseñor Romero

de los Pobres de América.

CARMELITAS TERESIANOS DE LA DIVINA MISERICORDIA

News

Católico al Día
Evangelio: Lucas 19,1-10
Homilía para hoy: Lucas 19,1-10
Meditación Dominical: Mt 25,31-46
Punto de Vista: La Nueva Era 5: La magia
Un pensamiento:
El camino de nuestra santificación personal pasa, cotidianamente, por la Cruz: no es desgraciado este camino, porque Cristo mismo nos ayuda y con Él no cabe la tristeza.
San Josemaría Escrivá de Balaguer
Sabías que...
El incienso es una sustancia granulada o gomorresina extraída generalmente de los árboles que cuando es quemada emite un humo con olor aromático. Colocado en un incensario, es utilizado en las celebraciones litúrgicas por sus diversos significados.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: